En el espacio de su columna semanal en Sentido Común, Sergio De Piero analizó las manifestaciones del 9 de Julio y las repercusiones en un escenario político que se enrarece.

«En las movilizaciones del otro día, hay varias cuestiones que se cruzan. En Santa Fe hubo una marcha importante pidiendo la expropiación de Vicentín, exigiendo los pagos que la empresa adeuda a más de 2000 productores agropecuarios». Con respecto a las demás concentraciones, el analista agregó: «En la concentración del Obelisco, hubo un cariz de violencia que poco que tiene que ver con la política. No hay una acción política clara. Algunos líderes opositores tienen un discurso que roza lo tragicómico, como se puede evidenciar en la polémica entre Fernando Iglesias y el muchacho que ayudó a un movilero para que no lo lincharan. El dirigente  lo acusó de infiltrado en Twitter y este le contestó que había votado y militado por él.  Son increíbles las cosas que suceden»

Con respecto al ambiente de tensión que se vive actualmente, el politólogo expresó :» Hay que tener cuidado con incorporar el odio a los debates. Odio y política no pueden convivir. De todas maneras, es un fenómeno que se está dando a nivel mundial, con líderes como Trump y Bolsonaro presidiendo países tan importantes como Estados Unidos y Brasil».

En relación a la situación económica, el analista manifestó: » La situación económica es complicada, pero no hay recetas que nos garanticen una fórmula exitosa. El ex-presidente Macri declaró que hay que seguir el modelo colombiano y ahora Bogotá vuelve a cuarentena total. Estamos en una situación que nunca la sociedad moderna atravesó. Es cierto que la cuarentena no puede durar eternamente, pero no es tan fácil encontrar una salida.»

Relacionadas