El diputado porteño Facundo del Gaiso (Coalición Civica-Juntos por el Cambio), autor del proyecto sobre el derecho a decir adiós que se aprobó la semana pasada en la Legislatura, dio detalles sobre esta iniciativa que habilita a familiares para visitar a pacientes graves que estén internados en centros de salud de la Ciudad.

En primer lugar, el legislador comentó el alcance de la iniciativa: «La ley se basa en garantizar a los familiares que tiene a una persona en estado crítico que tengan la posibilidad de acompañarla en ese momento. La ley establece que casa hospital disponga el protocolo a regir para estos casos y recomienda al sector privado que también lo asimilara. Esto se aprobó el jueves y a partir del viernes ya está vigente.»  Para que esto se pueda llevar a cabo deben respetarse algunas condiciones y requisitos: «Hay que cumplir con una capacitación de las condiciones de bioseguridad, no tener factores de riesgo como enfermedades pre-existentes, entrar dentro de lo posible en el rango etario de 18 a 60 años, aunque esto es flexible y está en consideración de cada hospital. Es importante saber que esto abarca tanto a los pacientes de COVID como de otras enfermedades, cumpliendo con todas las medidas de seguridad».

Con respecto a los visitantes , la necesidad de presentar resultados de test para ingresar y demás medidas de seguridad, Del Gaiso aclaró: «No es necesario estar hisopado, se va a tomar la temperatura como se hace en varios lugares en este momento, para verificar que no haya síntomas. Se debe cumplir con las mismas medidas de seguridad que médicos y enfermeros. Se puede entrar con tablet, celulares, fotos, cartas, elementos personales y también solicitar la participación de sacerdotes y representantes de cada religión, según las creencias de las personas». La iniciativa se apoyó en los protocolos implementados en el Sanatorio Matter Dei y se tomaría como referencia para ponerse en práctica en otras provincias, señaló Del Gaiso.

Relacionadas