Recientemente el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad) tomó decisiones que modifican algunos términos de la normativa que regula el servicio para las personas inscriptas en el registro de Electrodependientes: se hacen más flexibles los plazos ante reclamos por interrupción del servicio y se atenúan las multas por incumplimientos, entre otras medidas que favorecen a las empresas eléctricas.  

Mariela Duarte Vinelli, una de las impulsoras de la ley 27351/17, en diálogo con FRECUENCIA ZERO analizó en profundidad como afectan estas resoluciones en el día a día a las familias que cuentan con una persona electrodependiente en su hogar.

“Si bien la ley no se tocó en lo general, si hubo cambios y derogaciones en las resoluciones. Como es el caso de pedidos de FAE (Fuente Alternativa de Energía). Por ejemplo, hay aparatos como un concentrador de oxígeno que tienen muy poca autonomía y si hay un corte de luz, la persona se queda sin oxígeno. Hay muchas casas que no cuentan con los requisitos del ENRE para obtener la FAE, esto resulta muy costoso. Antes esto se financiaba con el 30% de las multas a las distribuidoras. Esto se destinaba a los electrodependientes, no lo pagaba el estado. El problema es que, en la resolución anterior, esta ayuda estaba disponible para las familias que ganaban hasta 3.5 canastas básicas (equivalente aproximadamente a $2.980.000) y ahora se bajó a solo 1 canasta básica (alrededor de $ 851.500) por grupo familiar, quienes superen ese monto no acceden a la financiación”, señaló con preocupación la fundadora de “Luz para ellos”.

Otras de las modificaciones consisten en la ampliación del tiempo de respuesta por parte de las empresas energéticas: pasa de 48 hs sin ninguna especificación a 48 hs hábiles, algo que en un fin de semana largo como el de esta semana, representaría un riesgo para las personas electrodependientes. En relación a las multas, se detalla que las empresas deberán abonar a los usuarios una multa en pesos equivalente a 2.000 kWh “por cada día hábil de atraso” (hasta un valor máximo de 500.000 kWh) y valorizada según la tarifa promedio vigente. Por último, tendrán como plazo 30 días hábiles para concretar la instalación una FAE.

Es por eso que Mariela Duarte Vinelli expresó: “Estamos evaluando la forma, la intención es tener una reunión con los interventores del ENRE y tener una solución con respecto a esta situación”.

Relacionadas