Política

La cara de la derrota

El Frente de Todos (FdT) restringe el acceso de los reporteros gráficos y de diferentes cronistas a las conferencias de prensa o a los cierres de campaña, con el objetivo de que haya una sola mirada sobre lo sucedido. 

En un hilo de Twitter, el fotógrafo Franco Fafasuli, que sacó la foto de la vicepresidenta Cristina Fernández con la cabeza baja tras los resultados electorales, subrayó que solo cuatro retratistas habían sido acreditados para ingresar al búnker del FdT, en donde había más de 500 invitados.

Al mismo tiempo, sostuvo que, si él no hubiera contado con el ingreso, la imagen del día hubiera sido la difundida por los medios oficiales, en la que se veía a los funcionarios con la cara para arriba. 

En diálogo con FRECUENCIA ZERO, Fafasuli recalcó que sus colegas eran observadores de la realidad y debían tener los permisos para advertir lo que pasaba. A la vez, el periodista resaltó que se le había dificultado la cobertura de la pandemia en los hospitales y que lo mismo pasaba con la política. 

Además, destacó que el partido político deseaba mostrar su propia imagen, y que también le había sucedido esa situación en el evento del FdT en el predio de Tecnópolis, cuando, según él, había 500 personas en la actividad y los camarógrafos de los medios escritos se hallaban en otro sector del lugar y con un banner oficial. 

Asimismo, Fafasuli afirmó que, en Estados Unidos (EE.UU.), había medios con entrada ilimitada a la Casa Blanca para hacer las coberturas, y que, si una foto generaba debilidad, el Gobierno estaba mal.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba