Agustín Espada, Licenciado en Comunicación Social y becario Conicet y de la Universidad de Quilmes, analizó el DNU presidencial que declara a la comunicación como un servicio público.

Lic. Agustín Espada

A través de un DNU, el Gobierno Nacional declaró a la telefonía celular y fija, internet y la TV paga como servicio público a la vez que suspendió cualquier aumento o modificación en las tarifas  hasta el 31 de diciembre.  

La disposición marca que: Durante la gestión de Cambiemos, «mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 267/2015 se derogó gran parte del andamiaje legalmente establecido en materia de servicios de comunicación audiovisual y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación».

Y observa que: «abandonándose la idea del acceso a estos últimos como un derecho humano, dejándolos librados a ley de la oferta y demanda como una simple mercancía, contrariamente a lo previsto en la Constitución Nacional».

En este marco y en relación a la letra del decreto “uno no puede más que estar de acuerdo. No obstante, algo tan importante debería haberse tratado en el congreso”, afirmó Agustín Espada Al aire de FRECUENCIA ZERO.

El DNU presidencial parece ser más que un marco regulatorio, una declaración de principios. Existen cuestiones regulatorias que estarán en manos del ENACOM, en un DNU que “parece más reactivo que planificado”.

Relacionadas