La noche del pasado viernes, 15 de marzo, la cantante de Gossip, Beth Ditto, fue detenida y acusada de “conducta desordenada” en el Bungalo Bar de Portland (EE.UU.).

Al parecer, Ditto había bebido mucho y, tras ser expulsada del bar, caminó por en medio de la calle, se quitó los zapatos, tiró el bolso y gritó “¡Obama! ¡Obama!”, lo que alertó a la policía, que terminó arrestándola.

Beth Ditto ya ha sido puesta en libertad, pero está pendiente de juicio. Si es declarada culpable, podría pasar seis meses en prisión.

Beth no sólo se dedica a iniciar peleas en bares. También es activista feminista que reivindica las corporalidades excluidas; afirma “Prefiero que me llamen gorda. No es fácil pero es divertido, porque nunca he encontrado a una cantante que haga de su gordura una causa. Para mí, lo es, y me encanta ser portavoz de esta minoría -si es que a los gordos se nos puede considerar minoría- que tiene que pasarse la vida luchando contra los prejuicios. A mi no me pesa ser gorda; forma parte de mi personalidad.”

Relacionadas