La pandemia del Coronavirus desnudó más los problemas estructurales y coyunturales de la Argentina. En este contexto, la negociación de la deuda, la emisión monetaria y el aumento de precios aparecen dentro de la agenda económica.

Para resolver estos puntos, el economista jefe de la Fundación Libertad y progreso, Iván Cachanosky, hizo hincapié en la definición de una plan económico. Su importancia es clave para negociar con los acreedores y pensar una recuperación. En caso contrario, habrá soluciones a corto plazo, pero de largo «vamos a seguir complicados».

Cachanosky también planteó la necesidad de reformas pese al posicionamiento del Gobierno de la Nación. Sin embargo, «la realidad se impone» y quedó demostrado en la deuda, cuando el ministro Martín Guzmán terminó con una oferta más cercana a los acreedores.

Por eso, el referente descartó una salida fácil, como piensa Alberto Fernández, como en 2003. Es que el escenario era diferente: sin inflación, ayuda de commodities, entre otros puntos. «Ahora tenés una economía que estaba devastada antes de la pandemia», expresó en diálogo con FRECUENCIA ZERO.

A esto se le suma la inflación, que se posicionó en 2,2% durante junio (según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)) con tarifas congeladas y acuerdo de Precios Máximos. Para el especialista, esto repercutirá en el bolsillo cuando se liberen los valores. Además de la emisión monetaria, que no se vio reflejada porque creció la demanda. Tampoco puede seguir dependiendo de ella o pensar en un aumento de impuestos. Por lo tanto, se impone la reducción del gasto o la exposición a una nueva crisis.

Relacionadas